17 feb. 2011

La Luna y La Muerte

Cuando los ilumina, convierte a los jóvenes encelados en jóvenes enamorados. Pero a la muerte...ay la muerte; no quiere, ¡qué no, que no quiere la luna  resucitarla!
A unos jóvenes se les puede engañar, a la muerte no. Es bien lista, bien viva la muerte, y no, no se la puede engañar. Siempre se lleva su trofeo.


.....

No hay comentarios: