31 ene. 2011

Luna Serena


Es uno de sus trabajos, de la luna: serenar, regalar paz en la noche. 
Nos detenemos, alzamos la vista y su luz, pícara y juguetona, baja para rodearnos con sus carias.
Silencio, armonía, sosiego
----------

30 ene. 2011

Luna de Verano

Cálida y perezosa. Desenfadada, revoltosa y pícara. Es la luna de verano. Los amaneceres tempranos la sorprende revoloteando en la playa; no se quiere ir, no le gusta la oscuridad. Se muere por compartir el día con el Sol.

Me gusta esta luna vividora... la añoro con la melancolía de una luna de invierno. 


----------

28 ene. 2011

Luna de Invierno

Nos regala, la luna, una luz limpia, blanca, esforzada y peleona. El invierno -¡mala sangre!- la tamiza, la filtra y la falsea.

La luna de invierno no es luna entera aunque sea redonda. Es una luna maltratada, un desperdicio de luna, una piltrafa. Y no es su culpa. Ella sabe ser luna; es el invierno, ¡mala puñalá le den!, que no sabe tratarla.

Es por ello que en invierno finge ser luna. Es por ello que ella, en invierno, se reserva para mejores tiempos. Es por ello que recordamos las lunas de verano.


----------

27 ene. 2011

¡Pide la Luna!




¡No pidas solo lo posible!









-Pareja, ¿os pido alguna cosilla?

La voz del camarero se confunde con el atronador ruido de los cohetes celebrando la Noche de San Juan. Los jóvenes, desorientados, se miran durante unos instantes; ella vuelve el rostro hacia la playa, tan cercana que huele a noche de verano, con un mar tan hermoso que produce sonrojo mirarlo, tan sereno que invita a caminar sobre sus aguas. Aguas sobre las que la luna  ha desplegado una alfombra plateada  y que el muchacho recorre con su mirada buscando el reflejo de la chica. Ambos están en silencio, sonriendo, con la mirada clavada en la media luna que emerge con decisión desde el fondo de los mares para unirse a la fiesta de San Juan. La luna, los fuegos artificiales, las miradas enamoradas que se buscan, las manos que se entrelazan...

-¡No sé qué más podéis pedir! . -El camarero dio media vuelta y se alejó


PD.- Arrasarán los chiringuitos, pero no podrán con la luna sobre el mar ni con las noches de verano.

----------

26 ene. 2011

No, No es la Misma




¿Quién dijo que sólo hay una luna?







Cuentan:
El hijo de un acaudalado labriego vuelve al pueblo y le dice, serio él, a su padre:
-Padre, me estoy fijando y la luna de nuestra alquería se parece mucho a la de Valencia.
-Hijo, ya has estudiado bastante. Mañana coge la azada y deja ya los libros.

Con todo, yo pienso que las lunas son distintas según se miren, según cómo se miren, según quién las mire...según con quién se miren.

-----

25 ene. 2011

La Luz de la Luna

Y está, lo he abierto. El blog. Ahora pensaré qué hago con él.

Mientras, una obviedad: la luz de la luna es indiscreta, más me gusta a mi la luna sóla. La luna grande y plateada. Redonda y vibrante. La luz, su luz, es una delatadora, una chivata.

En realidad, la luz de la luna no es más que el peaje por verla. Si puedes le das esquinazo, y si no...



-----